Bolsas de Bichat

Bolsas de Bichat o Bichetomía

las bolsas de bichat son unos paquetes grasos que se encuentran en las mejillas. La finalidad de su extracción es afinar el rostro, acentuando los pómulos, haciéndolo mas anguloso y definido.

La estética facial guarda ciertos parámetros y en esa búsqueda de la armonía acuden pacientes con el deseo de reducir el volumen de sus mejillas o bolsas de Bichat, y si éste es susceptible a ser modificado con una Bichectomía, entonces la cirugía es el plan a seguir.

Consulta

La extracción de las bolas de Bichat se realiza en personas de cara muy redonda o de pómulos poco marcados.

Usualmente la cirugía plástica de la extracción de las bolsas grasas de Bichat o bichatectomía, se realiza simultáneamente con otros procedimientos para mejorar la estructura facial logrando una apariencia más atractiva, como pueden ser: la cirugía plástica de nariz o rinoplastía, la liposucción de cuello, la colocación de implantes de pómulos.

Procedimiento

A diferencia de otras cirugías estéticas, la bichectomía dura toda la vida pues, una vez retiradas las bolsas de grasa o bolsas de bichat, no hay forma de que vuelvan.

Se efectúa una pequeña incisión, de 1,5 cm., aproximadamente, en el lado interno de cada una de las mejillas y mediante presión desde la cara externa, se extraen las bolas de Bichat. El proceso es fácil y no es doloroso.

Se hace con anestesia local y sedación. Los cortes van por dentro de la boca y son de aproximadamente tres centímetros. Por ahí se extraen las bolsas de grasa. No se extrae todo, se quita en función de qué tanto queremos afilar la cara

Recuperación

La inflamación suele ser mínima y disminuye paulatinamente. El resultado no es apreciable hasta pasado un mes y como la inflamación baja poco a poco, el entorno la atribuye a una variación de peso de la paciente o en muchos casos, a la extracción de las muelas del juicio.

El paciente se puede incorporar al trabajo al día siguiente. Hay que mantener una dieta semi blanda durante la primera semana y media después de la intervención para evitar infecciones en las heridas o lastimarse por error.

Cuando la inflamación desaparezca por completo, el paciente notará un rostro mucho más afilado con los pómulos y el mentón más marcados que antes.

Dependiendo de los resultados obtenidos se valora si se necesita completar con algún otro tratamiento de nariz, pómulos, mentón o labios.

Comentarios:

Comentarios: